Yo no soy el que hace, Él hace.

Pregunta: Jesús una vez dijo que él no hacia nada, que era el Padre quien lo hacia. ¿Qué quería decir con eso?.

Scan 99Gururaj: Jesús dijo: “Yo mismo no hago nada, es el Padre el que actúa”. ¿Cuál es el significado del “yo” del que hablaba Jesús?, y ¿que quería decir con “el Padre”?. Porque el yo, el ego del hombre, no es real, aunque visto desde el aspecto relativo sea real. El elemento del yo, es este que es y que no es, y por lo tanto, eso que siempre cambia no puede tener un valor permanente, porque debido a su capacidad de cambio pierde todo su valor de permanencia.

 

Cuando una persona actúa, piensa que está haciendo algo: yo levanto mi mano; pienso que estoy levantando mi mano. Ahora bien, ¿quién es el que piensa?. El que piensa aquí es el ego. Y ¿que valor tienen las cosas que piensa el ego cuando el ego en si mismo no tiene casi ningún valor?. Debido a su transitoriedad no puede asumir el valor de la permanencia y debido al aspecto no permanente de si mismo, no puede ser el que hace.

Scan 95

El ego actúa en el aspecto relativo de la vida con la suposición de que “yo soy todo”, y esa es la gran ilusión que produce todo el desencanto y el dolor (la miseria) de este mundo. Porque en primer lugar, el ego no es otra cosa que un conjunto de pensamientos e impresiones. Pensamientos recogidos a lo largo de eras y eras y que se traducen en su aspecto físico, porque los pensamientos también son materia. En esencia no hay ninguna diferencia entre lo físico y lo mental; la diferencia está en algo más grosero o más sutil.

El pensamiento es materia sutil. Y la materia puede ser totalmente inerte si no está energetizada por esa energía que puede moverla. Esta mano mía es materia sólida, pero a pesar de eso no puede moverse sin la energía que es requerida. Por lo tanto, en realidad ¿qué es lo que mueve esta mano?, la energía, porque la mano no se puede mover por si misma. Así pues, cuando Jesús dice “Yo no soy el que hago, sino mi Padre es el que hace”, quiere decir que el “yo”, el pequeño ego, el ego mental diminuto, no puede existir ni nunca podría hacer nada sin la energía. La energía es quien lo hace todo. Por tanto, el Padre es el que hace, la energía es quién hace, o si no toda la materia se volvería inerte.

Scan 41

La naturaleza de la materia es no tener inercia. A la estructura orgánica de las moléculas le hace falta energía para permanecer juntas, y por eso decimos que el Padre es Omnipresente y permea todo lo que es. Así pues, el ego toma un papel secundario, mientras que la energía toma el lugar primordial, porque es la energía la que mueve y mantiene en movimiento todo este universo.

Por tanto, Jesús, o tú, o yo, solo nos volvemos un instrumento a través del cual esa energía tiene su expresión. Llamémosle el Padre, energía, o llamémosle Dios, o lo que queráis, cualquier etiqueta que queráis ponerle. Es lo único que existe realmente.

Scan 37

Igual que la naturaleza de una flor es emitir fragancia, así esa energía primordial -el absoluto- también por su propia naturaleza, se expresa a si misma emitiendo la fragancia que llamamos relatividad o Jesús.

La diferencia que hay entre Jesús y la consciencia -el Padre- es la diferencia entre el relativo y el absoluto. Y uno no puede existir sin el otro. El fuego no puede existir sin el calor y el calor no puede existir sin el fuego. Hay una interrelación total entre el Hijo y el Padre. Y cuando el hijo puede asumir la totalidad -por medio de la integración y a través de las prácticas espirituales-, cuando esa entidad puede captar, realizar en su interior la totalidad de lo que “es”, entonces el hijo puede decir “Yo y mi Padre somos uno”.

Continuar leyendo

IFSU

Speak Your Mind

*