Como nos absorben las memorias.

¿Por qué debo yo recordar lo que Rosalía me dijo ayer o lo que dijo Miguel o Tomás?, ¿Por qué debo recordarlo?.

Es porque estoy acostumbrado a dos cosas: placer y dolor. Ese mismo hábito de estar acostumbrado a los sentimientos de placer y dolor, es el agua en la esponja la mente. Entonces,!nos quejamos de ser infelices!.

Gururaj_priya_078Gururaj_priya_083El agua que está en la esponja de la mente nunca puede permanecer fresca, se estanca y se pudre, y la miseria no puede ser otra cosa que un gran hedor.
Ahora, digamos que Rosalía me dijo algo agradable ayer, y yo lo revivo hoy. Estoy reviviendo el placer de ayer.

 

Pero solo puedo vivir de verdad ese placer en ese momento, cuando estoy mirando a los ojos de Rosalía, y me dice, “te quiero”, desde el fondo de su corazón y no desde su mente, porque si me lo dijera desde su mente, sería muy superficial, muy analítico.

Gururaj_priya_085
Lo que estoy hoy recordando es la racionalización y lo analítico del sentimiento de Rosalía diciéndome “te quiero”. ¿Veis la cuestión que estamos señalando con esto?, todo lo que pasa a través de la mente en forma de recuerdos o memoria, es análisis y racionalizaciones, y sabeis que cualquier forma de análisis o racionalización no puede ser permanente.

Porque si mañana Rosalía me dice, “ he encontrado otro novio”. ¿Dónde me quedo yo?.

Así ese mismo placer que yo no reconocí en el momento y que lo llevé al día siguiente en forma de memoria y racionalización, se hace irracional, porque ahora ella se ha enamorado de otro. Ahí empieza el dolor, esos recuerdos que una vez produjeron placer, ahora, cuando volvemos a racionalizar esas racionalizaciones, nos causan dolor.

Continuar leyendo                                                                                                    Ir al principio

Speak Your Mind

*