Segundo paso: contemplación.

Despues de haber realizado el proceso de experimentar este odio con gran intensidad, se realiza el factor opuesto. Primero sientes una intensa emoción de odio, despues contemplas ese odio. Copy (2) of Gururaj photos 011Miras tu odio y dices: ¿qué hay de malo en esto? (Cual es la causa de esto). Soy yo, porque el odio que hay en mí, es parte de mis propios esquemas; nadie más es responsable de ello. No es el objeto, el que me hace sentir odio, es la interpretación del objeto, lo que crea odio en mí. Soy totalmente responsable de ello, porque las emociones, cualesquiera que sean, son subjetivas y no objetivas. De esta manera te enfrentas a la emoción y la intensificas. Este principio se expresa en la Biblia cómo “no resistas al mal”, y despues continuas con la contemplación. La contemplación es un proceso en el cual se mira un pensamiento desde su comienzo hasta el final. Un terapeuta puede ayudar mucho a una persona a guiar su mente a través de este proceso. La verdadera contemplación es como echar aceite de una vasija a otra, sin que haya ruptura, es un fluir. Practicando la contemplación la mente se hace más focalizada, creando un estado natural de concentración. Cuando más concentrada es la mente, más fuerza adquiere para luchar contra la negativad de forma que no produzca conflictos. Copy (2) of Gururaj photos 010 La gente habla de sus corazones y dicen: mi corazón está cerrado. Viven la experiencia de estar cerrado, y saben, que reconociéndola, se liberan de ella más rápidamente. Pero reconocerlo, no es suficiente, debes vivir esa experiencia en tu mente, con el pensamiento subyacente: “me estoy liberando de esto”, de esta manera no se introduce en el fondo del subconsciente. Despues sigue la contemplación, que te lleva a la concentración.

Continuar leyendo                                                                                         Ir al principio

Speak Your Mind

*