La relación Guru-chela.

El discípulo no escoge a su Guru, es el Guru quien elige al discípulo.  Solamente cuando el discípulo está preparado puede conocer al maestro.

Quizá puede convivir con el Maestro durante muchos años y sin embargo no reconocerlo, hasta el día que limpie el polvo que cubre el diamante. Entonces dirá: “este es mi guru, ¿por qué no lo reconocí?”. La respuesta es sencilla: porque no estabas preparado.

Scan 37
El hombre debe prepararse a sí mismo, y los discípulos de Jesús no lo estuvieron hasta después de su muerte. Al principio, hubo una intuición que les hizo dejar las redes de pesca y sus pertenencias para seguirlo. Pero, ¿le siguieron físicamente o con el espíritu? Sólo le siguieron con el espíritu cuando Jesús se desencarnó; hasta entonces le acompañaron con sus cuerpos.

En su interior sintieron una intuición que creó en ellos algo de fe, pero no fue lo suficientemente fuerte como para que no lo negaran en el momento crucial.

Recordad a Judas, que era el encargado de las finanzas del grupo. Algunas mujeres aportaban las finanzas de Jesús, y Judas, el más educado de todos ellos, era quien llevaba las cuentas. Fue un exceso de intelectualidad lo que mermó su fe e hizo que vendiera al Maestro. Y cuando después de su traición se dio cuenta de lo que había hecho, tuvo que suicidarse. Tras la muerte de Jesús, ambos se encontraron de nuevo, y Judas se acercó más que nunca a su Maestro.

Scan 95
La proximidad del Guru deja siempre una huella en ti. Alguna luz iluminará tu interior aunque no alcances el despertar en el tiempo que dure el encuentro.

Es muy fácil servir al Maestro de una manera superficial. En Sudáfrica tenemos sirvientes que por veinte dólares harán todo lo que les ordenes. Pero esta no es la relación entre el Guru y su discípulo. La relación entre ambos es una incondicional y profunda relación amorosa.

Y la razón por la que maestros como Jesús, Krisna o Buda no fueron héroes para sus discípulos, es porque, como señala el dicho, nadie es profeta en su tierra. En el contacto cotidiano, conocemos las costumbres e idiosincrasia de las personas. Los discípulos, que reían diariamente al lado de Jesús, olvidaron quién era realmente y lo que representaba.

Continuar leyendo                                                                                         Ir al principio

Speak Your Mind

*