Dios es quien te busca en todo momento.

Aceptación y entrega van mano con mano, y cuando marchan mano con mano, un sacrificio ocurre.
No el sacrificio de la individualidad, sino el sacrificio del sentido de la individualidad, que en este contexto significa que vida divina y vida humana se han fundido en la unidad.

No_time_no_place_and_no_space
Cuando la vida divina y la vida humana se funden en unidad, sin sacrificar la individualidad, ¿qué es lo que existe?, lo que existe eres tú, tu yo real, en el que la Divinidad está fundida.

Tú no lo buscas, para empezar, no sabrías ni donde encontrarla, pero te fundes con la Divinidad, creas las circunstancias en las que la Divinidad se funde contigo; es por lo que he dicho muchas veces: “da un paso hacía Dios y El dará diez pasos hacía ti”.

Dios es quien te busca en todo momento, tú te empecinas diciendo “yo busco a Dios”, pero no lo haces, solo puedes regar la planta, pero no puedes hacer crecer la planta; así que haz tu parte, simplemente riega el jardín y deja el resto a la Voluntad Divina.

In_meditation_something_happened
¿Con qué riegas el jardín de la vida?, Con muy poco, no necesitas el océano entero para regar el pequeño jardín que tú llamas vida; un par de cubos de amor, eso es todo, amor lleno de sinceridad y honestidad, con el sentimiento, de que cuando miras a los ojos de tu amado, te fundes y sientes realmente un profundo amor.

Este mismo sentimiento debe convertirse en ti mismo, en la totalidad de ti. Tú no creas un sentimiento, sino que te conviertes en el sentimiento. ¿Qué es lo que sientes?, Amor, y es tan fácil.

Continuar leyendo                                                                                         Ir al principio

Speak Your Mind

*