Elevándose por encima de las desdichas creadas por uno mismo.

¿Cómo Podeis sopesar vuestro corazón?, ¿es ese pequeño órgano situado aquí?; no, no es vuestro corazón ese pequeño órgano que bombea vuestra sangre.

La explosión de la concha del ego.

La semilla necesita un suelo fértil para crecer, y cuando se planta en el suelo, primero tiene que explotar.

Perdiendo de vista el blanco.

Ahora, cuando pierdes el sentido de lo que eres, te sientes perdido, y cuando te sientes perdido, te ves envuelto en las desdichas de la vida, mientras que la vida misma está en constante ebullición gozosa, en total gozo.

La mente elimina la compasión.

Si intento quererte, estoy seguro de que fracaso, porque intentar no viene del corazón

Sobre la moralidad.

Nosotros no queremos moralidad. Todos los mandatos y prohibiciones que han hecho las escrituras y filosofías del mundo han hecho mas daño que bien, “no hagas esto, no hagas aquello”.

Encontrando la libertad del amor genuino.

Una vez que nos liberamos del apego y la dependencia, entonces suceda lo que suceda no nos sentimos afectados.

Las expectativas y los apegos bloquean el flujo del amor.

El dolor que sentimos cuando perdemos a alguien, no es el dolor del amor, sino de la mente. Porque la mente es una mente con un modelo preestablecido, una mente condicionada,!la mente ha esperado tanto o tan poco de la otra persona!; pero si no hubiera ninguna expectativa, el amor no podría nunca traer sufrimiento.

Refinando el ego.

Nosotros intentamos controlar nuestro ego, para que él no controle nuestras vidas, pero al mismo tiempo se nos dice que primero debemos amarnos a nosotros mismos sin condiciones para que podamos amar al otro. ¿Cómo conciliamos esa contradicción aparente?.