Las faltas en los otros

Gururaj_sonrisa_y_whiskyCuando nos casamos, al principio hay una atracción mutua. Uno tiene que mejorar esta atracción para que el amor dure. La razón de los divorcios que vemos es que la gente es sólo romántica: ven una cara bella y se sienten atraídos. Piensan de forma parecida y tienen gustos similares; los dos juegan al tenis, al golf o escuchan la misma música.
Pero los gustos cambian cada día, un año puede que te guste mucho jugar al tenis y otro te puede gustar otra cosa. Esos gustos no son del corazón, son de la mente, y la mente, al ser tan cambiante, está sujeta al cambio. Cada mente es una mente individual y, cuando cambian tus gustos, no significa que también cambien los de tu esposa. Cuando la mente cambia y desarrolla otros gustos, nuestra esposa se vuelve incompatible. Sin embargo, este    proceso puede modificarse si hay entrega, auto-sacrificio y servicio.
No te entregas a tu amado, sino que te entregas tú a ti mismo. Aun así tu amado siente que te has entregado a él o a ella

Gururaj_sillón_hablandoEs la falta de entrega lo que crea incompatibilidad.
Al encontrar una falta, no es de la otra persona, es tuya. Tú eres la falta y por eso la ves. Nos proyectamos en otros porque no podemos manejamos a nosotros mismos.
Sería bueno ver nuestras faltas en otros y entonces mejorarnos a nosotros mismos, pero no lo hacemos.
El amor tiene sus varios niveles, desde la mayor simplicidad hasta el nivel más elevado. Como personas que vivimos en familia es parte de nuestro dharma el elevar la atracción inicial física, mental y mundana y dirigirla suavemente hacia una atracción espiritual.

Speak Your Mind

*